PORTADA
GALERIA
ELABORADO
ARTESANALMENTE
ARTES ESCÉNICAS
RELATOS
REVISTA
El deseo, sus derivas y derivaciones
03/03/2013 Roque Hernández
Argumento VI Ciclo-Coloquio Cine y Psicoanálisis

Iniciamos hoy el VI Ciclo de cine, psicoanálisis y cultura bajo el título El deseo, sus derivas, derivaciones e interpretaciones. 8 películas elegidas por 8 nuevos invitados que han querido sumarse a este espacio y compartir con nosotros la pasión por el cine y el deseo de animar el coloquio posterior en el que todos tenemos algo que decir.
Agradecemos a la sede Ciudad de Alicante y al Aula de Cine de la Universidad su contribución a mantener este espacio vivo. Cada uno de los 8 invitados será acompañado por uno de los miembros de nuestro equipo de organización que dará su contrapunto al comentario de la persona invitada y abrirá el diálogo con todos vosotros.
En cuanto al tema de este año se podría decir que nos alcanza de pleno en lo más intimo y personal. Todos sabemos que deseamos lo que no tenemos, lo que nos falta, aquello que vemos en los demás, incluso el deseo que percibimos en los demás. Envidiamos el disfrute de los otros y anhelamos en ocasiones aquello que creímos tener y que perdimos. El deseo va siempre un poco a la deriva, se dirige siempre a un objeto que no tiene valor en si mismo, sino en función de sus ropajes, sus brillos, el valor que se le otorga, elementos estos que animan el espacio de la fantasía y el horror de lo fantástico; pero también el deseo está sujeto a derivaciones singulares, en función del modo en que cada uno construyó el lenguaje de su historia, es decir, en función del modo en que se convierte en actor, autor, o figurante de la misma, en función de como ha ejercido su responsabilidad subjetiva . Así tenemos al hombre pero también a la mujer en busca de objetos de necesidad, objetos de amor, objetos de placer que en los tiempos que corren y a pesar de la crisis, el mercado, es decir el discurso capitalista, no deja de ofrecernos. Creemos en ellos como creemos en los reyes magos. La publicidad sabe bien de señuelos y ropajes para atraer el deseo, es decir para ofrecer objetos que vengan a satisfacer el vacío que palpita siempre de manera inesperada entre dos humanos, se sitúen del lado femenino o del lado masculino, cuestión esta que no se entronca necesariamente con el sexo biológico.
Iremos viendo poco a poco como los invitados extraen los matices que presenta cada película, el modo en que nos muestran de diferentes maneras que no hay deseo entre-dos que no sea contrariado y discordante, que no está escrito el modo en que se es hombre o mujer ni el modo en que hombres y mujeres desean, aman y gozan y que por ello necesitan de sus síntomas, que como Freud decía, tienen una parte de satisfacción y otra de sufrimiento. Por suerte ni la fuerza de la naturaleza, ni el amparo de la religión, ni el peso de la razón, acabarán de cerrar el sentido de las cosas. Aún nos queda el inconsciente, esto es, el lenguaje y la palabra para tratar de decir y hacer algo entre lo posible y lo imposible, sin quedar atrapados en el temor de vivir, en la insatisfacción o encadenados a un deseo imposible. Esta es la vía que a Freud se le abrió y que el psicoanálisis mantiene abierta hace más de cien años.
En nombre y representación de la Asociación de Análisis Freudiano y como director del C.O. ?el Molinet? junto con el equipo de organización, os doy la bienvenida y os animo a participar activamente en el coloquio



01/03/2013 Anahí Castro
La barrera invisible

Gentleman’s Agreement (La barrera invisible) cuenta la historia de un periodista encargado de redactar una serie de artículos sobre el antisemitismo. Schuyler Green, interpretado por Gregory Peck, no sabe cómo abordar el tema hasta que se le ocurre la brillante idea de hacerse pasar por judío y escribir desde la propia experiencia. Inmediatamente, comienza a percibir la “barrera invisible” entre judíos y gentiles en formas de las que nunca había sido consciente hasta ese momento. Por otra parte, mientras va conociendo y enamorándose de la mujer que sugirió la serie, las discrepancias de ambos en la forma de afrontar la injusticia van creando un conflicto cada vez mayor en su relación.

[ LEER MÁS ]

23/11/2012 Raquel García Casasola
“RETRATO DE UNA OBSESIÓN”

MI VISIÓN DE LA PELICULA


Esta película me dejó hipnotizada a altas horas de la noche después de un día de trabajo duro, así que para mí pasó una prueba de fuego importante. No es una película emocionante sino enigmática, extraña, narrada como un cuento al estilo de “Alicia en el país de la Maravillas” o “La Bella y la Bestia”… y ciertamente hay cierto paralelismo entre Alicia y Diane.

Antes de ver la película, ya había visto algunas fotos de Diane Arbus que me habían impactado del mismo modo: me quedé un tanto desconcertada, pero a la vez fascinada. Algo enigmático y extraño se muestra y a la vez se esconde en sus fotos. Lo que tiene de fascinante la fotografía es ese poder de dejar congelado el instante y convertirlo en eterno. Su capacidad de reeditar la emoción desde lo que es aparentemente real pero está cargado de significaciones. Sus fotos tienen algo de esperpéntico a la vez que tierno, desconcertante. Digamos algo que te toca. Los personajes muestran algo de ti mismo a través de si mismos.

[ LEER MÁS ]

02/11/2012 Mª Elena Tarapow
Whisky

Al decir "whisky", los labios se entreabren ligeramente y eso permite hacer una foto en la que parece que los protagonistas están sonriendo. Pero esa casi sonrisa, es una metonimia de lo que ocurre en la vida de estos protagonistas.
Un hombre de unos 60 años, gris, solitario, que lleva una vida rutinaria hasta el hartazgo en una pequeña fábrica de calcetines de su padre ya fallecido, recibe la noticia de que su hermano, que emigró a Brasil en busca de mejor fortuna, está por venir para colocar la lápida en la tumba de la madre de ambos, muerta hace un año y que vivió con él hasta su muerte.
Muy intranquilo por esta noticia, el personaje propone a su empleada de confianza, de toda la vida, y con quien rige un trato de riguroso Usted, que le haga el favor de fingir que son marido y mujer. La empleada , mujer de aproximadamente 50 años, también triste, opaca, toma esta proposición con absoluta sorpresa, pero finalmente acepta.

[ LEER MÁS ]

01/11/2012 Jorge Camón
El vertigo primero y definitivo es el de la infancia

EL VÉRTIGO PRIMERO Y DEFINITIVO ES EL DE LA INFANCIA

I
Cuenta Hitchcock en la larga entrevista concedida a François Truffaut y recogida en el célebre libro "El cine según Hitchcock" que, de niño, su padre le envió a la comisaría a entregar una nota a la policía. En la hoja se pedía con un guiño cómplice al comisario que encerrara al muchacho, portador de la misiva, por haberse portado mal.
Sir Alfred nunca supo qué había hecho mal, cuál había sido aquella conducta tan reprobable como para justificar aquel encierro arbitrario que duró apenas unas horas. Nosotros tampoco lo sabremos... pero lo que sí sabemos es que su cine está lleno de "falsos culpables", de hombres buenos, inocentes, a los que se les acusa de un crimen que no han cometido. Hitchcock es el Kafka del cine, y bien podría haber rodado, en lugar de - o al igual que - Orson Welles, "El proceso".

[ LEER MÁS ]


     
  página  1 2 3

Siguiente página  
Revistas
Miradas singulares de lo femenino
Avatares de lo sexual
Vigencia del inconsciente y del psicoanálisis: literatura y cine
Lugar y tiempo del sujeto del inconsciente
El deseo, sus derivas y derivaciones
sintoma y malestar en la cultura
las diferencias: identificación, imposible, identificación.
Niños, Adolescentes, Adultos
Sigmund Freud
usuario
contraseña
Psicoanalisis Cotidiano